El encaje de Indiana Jones que es tan bueno que debería estar en un museo – SNES

El encaje de Indiana Jones que es tan bueno que debería estar en un museo - SNES

[ad_1]

El otro día os hablaba en 3DJuegos del impacto que Super Star Wars y sus secuelas tuvieron en mi infancia de videojugador. Y a rebufo de aquella trilogía, el maravilloso estudio Cifra 5 editó para SNES un cartucho que recopilaba en formato plataformero la por entonces trilogía cinematográfica de Indiana Jones, que ahora es notificación no solo por su nueva película sino incluso por una nueva serie de Indiana Jones en Disney+. De hecho, la relación entre aquella trilogía de juegos de La Combate de las Galaxias y este Indiana Jones’ Greatest Adventures era tan estrecha que incluso los gráficos utilizados para algunas animaciones de Indy utilizaban sprites muy similares a los de Han Solo.

Obligarse un texto a recuperar este cartucho viene acompañado de otro pequeño trauma pueril.  Y es que por mucho que me gustara Indiana Jones en cualquiera de sus formatos, yo no había tenido mucha suerte con sus videojuegos. Si habéis jugado al Templo Malo en Spectrum sabéis lo que eso puede hacerle al alma de un escuincle sensible. Y es verdad que reminiscencia con mucho  cariño todas las horas que mi padre y yo invertimos en tratar de  terminar Indiana Jones and The Fate of Atlantis. Pero ahí la esencia está en el “tratar de terminar”. Envidiar a Indiana Jones and the Last Crusade: The Action Game en Game Gear hizo que durante una partida quisiera morder la Game Gear.  Ese encaje era un abismo. Eso sí, lo terminé y volví para contarlo,  pero es un abismo que no le recomiendo a nadie. El caso es que falta de eso evitó que en 1994 Indiana Jones’ Greatest Adventures se convirtiera  en uno de mis videojuegos preferidos. Principalmente, porque era un título al que disfrutaba jugando. No me hacía plañir y en ningún momento me quedaba atascado durante más de tres o cuatro intentos. Y era de Indiana Jones.

Indiana Jones' Greatest Adventures

De verdad que esta calidad de resolución nos dejaba con la boca abierta en 1994.

De Indiana Jones’ Greatest Adventures solo tengo buenos expresiones.  Muchos, claro, están relacionados por la traslación de mis momentos  favoritos de las pelis al encaje. Pero lo importante es que la jugabilidad estaba muy pulida.  Por ejemplo,reminiscencia que  balancearse con el vergajo resultaba  tremendamente satisfactorio, a un nivel que muy pocos juegos del momento  lograban para esa mecánica en concreto. La enorme roca que perseguía a  Indy en Perú era impresionante. Esquivar los disparos en el Club Obi-Wan  de Shanghái era divertidísimo. ¡Carajo, si tiene incluso una etapa de  vagonetas mineras que se puede terminar sin afirmar palabrotas!  Solo me siento mal por haberle entregado caña a los pobres hovitos, que solo  protegían su patrimonio cultural y religioso del bronca más vil.

¡Si tiene incluso una etapa de vagonetas mineras que se puede terminar sin afirmar palabrotas!

Pero eran otros detalles, más personales a lo mejor, los que reminiscencia con más cariño, como que el  encaje tenía Sonido Dolby en un momento en el que tener una TV stereo en España era estar tope de serie. Sonaba más foráneo de lo que en realidad era, pero en mi imaginación aquello sonaba de la cuajada. Las imágenes utilizadas para ilustrar las escenas narrativas entre capítulos tenían una calidad casi fotográfica, como nunca antiguamente se habían conocido en un encaje de cartucho. En serio, estaba impactado por su calidad, y ahora las ves y los píxeles te sacan los fanales, los mastican y los  escupen. El nivel de La Última Cruzada en el que pilotamos una avioneta  está al nivel de los mejores juegos de “simulación de revoloteo” de Super  Nintendo, ¡y eso que era solo un nivel! El equipo liderado por Julian Eggebrecht (Turrican, Star Wars Rogue Squadron, Contra III: The Alien Wars) puso un mimo extraordinario en el encaje.

Indiana Jones' Greatest Adventures

Tal vez fuera uno de los últimos grandes títulos de la Era de Oro de los juegos franquiciados

Tal vez este Indiana Jones’ Greatest Adventures fuera uno de los últimos grandes títulos de la Era de Oro de los juegos franquiciados de la época. Cifra 5 hizo un trabajo inolvidable para todo aquel que disfrutó de este título. Yo lo reminiscencia con cariño. Sé que el compañero Felipe Báguena incluso. Y es una pena que no tenga la triunfo de otros videojuegos dedicados al personaje, como las aventuras gráficas de Lucasarts, las versiones LEGO o la Tumba del Emperador.  Tal vez es porque solo apareció en los 16-bits de Nintendo, lo mismo que la acondicionamiento de Las Aventuras del Tierno Indiana Jones para Mega Drive, que de ese sí que no se acuerda casi nadie, pero porque era suficiente regulero. El caso es que, si Bethesda no tiene falta que afirmar sobre el tema, este seguirá siendo mi encaje preferido de Indiana Jones. Álvaro Castellano se lo está jugando en su Steam Deck ahora mismo, preguntadle a ver qué le parece.

[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *